Els regnes musulmans valencians en el sigle XIII

Transcrit del llibre d’Antoni Ubieto Arteta (Origenes del Reino de Valencia. Cuestiones cronológicas sobre su Reconquista)

El desbarajuste político del mundo almohade era total. En 1227 se plantearon serios problemas al morir del califa marroquí, problemas que aumentaron al año siguiente 1228 cuando se proclamó Ibn Hüd califa de Murcia.

Ante estas contradicciones proclamaciones califales las tierras valencianas reaccionaron de distinta manera, siguiendo tres orientaciones totalmente diferentes.

En la ciudad de Valencia gobernaba Abü Zeyt como representante del califa almohade Abulola. Ambos eran parientes.

Abü Zeyt quedó aislado de su califa y era extraño a las gentes de la región donde gobernaba. Su reacción primeramente fue la de solicitar la intervención del papa Gregorio IX; luego la de Fernando III de Castilla; y, finalmente, la de Jaime I de Aragón. Como miembro de la familia califal almohade pudo tener aspiraciones “legitimistas”.Pero los valencianos se indispusieron contra él y tuvo que huir a Segorbe, constituyendo un pequeño reino que tenía una extensión equivalente a la actual provincia de Castellón. Tenemos aquí un valenciano que huye a tierras de Castellón.

El caso contrario es el de Zayyan, que vivía en Onda y ocupa Valencia (1229), creando un reino independiente en sus primeros momentos. Es la reacción de la nobleza local, que echa por tierra las superestructuras almohades. Pero Zayyan se vio asilado y rodeado de enemigos. Por el Norte, Abü Zeyt, por el Sur, los dominios de los hijos de Azïz. Zayyan como buen musulmán sabía que debía obedecer a un “califa”. Pero busca entre las cuatro opciones posibles la del “califa” que le parece más fuerte: Abü Zakkariya, rei de Túnez. Y el tunecino no le defraudó: cuando Jaime I sitió Valencia le envió una magnífica escuadra en su auxilio; y luego acogió en su reino a todos los valencianos que se exiliaron, como Ibn al-Abbar o el mismo Zayyan. Este aparece como un “hombre práctico”.

La tercera orientación fue la de los hijos de Azïz, que gobernaba en la zona de Játiva-Alcira. Estos aceptaron la autoridad de Ibn Hüd de Murcia y aparecen como soñadores de “mejores tiempos pasados”, alejándose de la realidad del momento.

Estos tres grupos o reinos valencianos (Segorbe, Valencia y Játiva) se enzarzaron con una serie de luchas, intentando sobreponerse unos a otros. Y siempre buscando la intervención de gentes más o menos extrañas. Con sus luchas aumentaron la confusión y la debilidad.

 

Image: Mindful Travel by Sara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: