En l’any 1910 es feren unes normes per al valencià i eren independents del català

(Transcrit del llibre “Valencianisme en el temps (I)” de Carles Recio)

LES NORMES DEL 10

Com ya sabem, els principis de segle estigueren dominats per l’anarquia gramatical del valencià, i cascu escrivia com millor li pareixia. En est ambient advers el senyor Nebot, bibliotecari de l’Universitat de Valencia, fon u dels mes destacats lluitadors en pro d’una nomativisacio general.

Josep Nebot, naixcut en Vilarreal, opinava que “por circunstancies especials”, la lliteratura valenciana havia de dispondre de dos gramatiques: la classica o lliteraria i la popular.

La gramatica popular, a la que el propi Nebot havia dedicat uns apunts catorze anys abans, serviria per a uns usos por elevats de l’idioma, a nivell del poble. La gramatica lliteraria era indicada per a continuar la gloriosa tradicio cultural del Segle d’Or, apta per a unes elits ilustrades.

Durant molt de temps Nebot havia convidat “a quien tuviera autoridad para ell”, a redactar una gramatica lliteraria, pero “en vista de que no hay un atrevido, individuo o  corporación que cargue con el trabajo de poner diques al desbordado río de la literatura valenciana, me decido yo hoy a ello”.

Por esta rao Nebot publica el seu “Tratado de Ortografía Valenciana Clásica” en 1910, i ho fa en castella per a facilitar la seua difusio, ya que “en todas las escuelas públicas y privadas del reino de Valencia se enseña á leer y á escribir en castellano” i per a no “perjuzgar la cuestión”.

EL VALENCIÀ I UNES ATRES LLENGÜES

Nebot comença advertint que s’ha de “deslindar de una vez para siempre lo que es propio y privativo del valenciano desde que éste empezó a ser lengua culta y escrita diferente del catalán, de lo que tiene en común con éste por su origen, o con el castellano por su influencia más o menos legítima, pero cierta y positiva”.

Naturalment, “aquello en que la ortografía valenciana se diferencia esencialmente de la catalana y castellana, ha de ser muy poco; pero como es precísamente lo que da carácter independiente a nuestra lengua y por ende lo que justifica y legitima la publicación del presente tratado, en ellos hemos de fijar principalmente la atención, detallando hasta la minuciosidad las más pequeñas variantes y aportando toda clase de razones y comprobantes á fin de llevar la convicción al ánimo del más rebelde”.

La base ortografica del valencià es llatina, per ser “hija del latín la lengua valenciana”, i la majoria de l’alfabet coincidix en el de atres llengües neollatines. Per este motiu es molt pareguda a la  del castella, i lo que fan els escritors populars es escriure el valencià en ortografia castellana, encara que aço no siga “lo literario, lo cientifico, lo clásico”, ya que “la ortografía valenciana legítima está hace ya siglos tan distanciada de la catalana como de la castellana, y si bien es cierto que tiene mucho de común con una y con otra, no debe en manera alguna confundirse con ninguna de las dos, cuidando de mantener su autonomía y su carácter propio”.

Si l’ortografia valenciana li sembla a la castellana encara li sembla mes a la catalana “pero no tanto que pueda ni deba fundirse con ésta en un solo cuerpo de doctrina”. Ente unes diferencies en els catalans, “no anteponemos a estas letras (g i j) la t para darles sonido de explosiva fuerte, no usamos la x en principio de dicción, pronunciamos la i de ix depres de vocal, terminamos en es los plurales de los nombres en a que ellos terminan en as, no dolablamos la l en medio de dicción, y otras particularidades que ya iremos anotando en su correspondiente lugar correspondiente”.

Per tot lo dit, “la ortografía valenciana, aunque sin haber sido nunca oficialmente reglamentada, se ha mantenido desde el siglo XV al XIX perfectamente separada de la castellana y catalana (…) los valencianos tenemos ya de antiguo nuestra lengua escrita propia y especial, como especial y propia es la hablada, y diferente, por tanto, de la catalana, aragonesa, la castellana, la murciana y la baleárica que geográficamente la circundan; y no se comprende, siendo la cosa tan clara, que vayan los escritores valencianos, desde hace ya más de un siglo, dando tumbos y rebalones; unos echándose francamente a los brazos de la Academia española y aceptando para el valencianos las reglas ortográficas dictadas para ésta para el castellano; y otros haciendo algo mucho peor: adoptando en sus escritos no la ortografía, sino hasta la analogía y la sintaxis catalanas, jurando, no obstante, y perjurando, que escriben en valenciano puro y castizo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: