“La semejanza de valenciano y catalán no justifica que tengan una identidad común”

De la correspondencia particular de C. Sánchez Albornoz

“Valencia tiene una magnífica personalidad histórica. Su historia es muy diferente de la historia catalana”

Estas frases pertenecen a una carta que el historiador Claudio Sánchez Albornoz envió en vida, en 1979, a un enguerino, Enrique Simón Aparicio, con quien mantenía correspondencia habitualmente, y que ahora ha dado a conocer.

Es una de estas cartas, Enrique Simón Aparicio le envió un artículo escrito por un autonombrado intelectual valenciano que defendía la teoría de los Países Catalanes y la catalanidad de la lengua valenciana, con el fin de conocer su opinión como historiador e investigador, como intelectual mundialmente reconocido.

La carta autógrafa lleva fecha del 13 de junio y fue escrita en Buenos Aires, donde el profesor vivió durante su exilio político.

Según este estudioso del medievo español, la semejanza entre la lengua valenciana y la catalana es algo obvio. Pero “esta semejanza no es una razón para justificar una identidad común”.

Crítica

Sánchez Albornoz critica en su escrito la actitud de los catalanes que siempre han argumentado que Jaime I llevó a cabo la repoblación valenciana con catalanes. En este sentido, el estudioso explicaba en su carta que, al mismo tiempo que se produjo la supuesta repoblación del Reino de Valencia, “los castellanos repoblaron Andalucía y jamás se les ha ocurrido la peregrina idea de identificar Andalucía con Castilla”.

Por otra parte, el historiador Claudio Sánchez Albornoz, que siempre se confesó “sensible ante los problemas de España”, añadía en la carta que no podía llevar con indiferencia la claudicación de algunos valencianos que no exaltan “lo histórico y las maravillas de su tierra”. Y además, afirmaba que es “antihistórico ese rendimiento ante la vecina del Norte”.

El autor de esta carta, que actualmente se encuentra en poder de Las Provincias, autorizó en su día la publicación de estos datos tal y como consta en el margen izquierdo del escrito.

Asimismo, en el último párrafo el escritor se disculpa ante Enrique Simón por el tono irritado de la carta con la que contestó una misiva en la que aludía a la identidad lingüística entre el valenciano y el catalán.

Texto de la carta

En la carta se lee:

“Distinguido colega: Me ha sorprendido su carta. No podía sospechar que un valenciano estudioso e inteligente pudiera escribir lo que ha escrito, unciendo el carro de Cataluña a su patria regional.

Es inoperante el problema de si el valenciano es se aproxima más al viejo catalán o al catalán moderno. Ello es archilógico supuestas las eternas realidades lingüísticas. Lo es también la cuestión de la Señera. La semejanza a la del país norteño es natural, supuesta la conquista de Valencia por Jaime I. Pero la Andalucía del Guadalquivir fue conquistada por Castilla y por ella repoblada desde el cero absoluto, con más intensidad que lo fue el reino de Valencia por los catalanes. Y a ningún andaluz se le ha ocurrido la peregrina idea de identificar y de unir Andalucía con Castilla.

Que Calixto III fue llamado catalán ¿Y qué? Jaime I y Jaime II se declararon españoles. Según su teoría todas las tierras que hablan hoy castellano en el mundo forman parte de Castilla.

Traicionar -perdone la crudeza de la palabra- a las grandes figuras que desde la Edad Media y para gloria de la tierra valenciana han nacido en ella y que la habían honrado, sin pensar que formaban parte de Cataluña. Sospecho que se habrían revuelto en su sepultura al conocer la opinión de quienes no piensan como Vicente Blasco Ibáñez y Sorolla, por ejemplo.

Valencia tiene un magnífica personalidad histórica. Su historia es muy diferente de la historia catalana, lo sabe usted por lo menos lo mismo que yo, y sin duda mejor que yo. No la traicionen ustedes. Honren a su patria regnícola, y a la de España, como lo son independientemente Cataluña, y cada una de las regiones de España, una y múltiple. He defendido la república federal. No puedo ser sospechoso, tengo muchos amigos valencianos. En Valencia está enterrado uno de mis abuelos. Repito, es antihistórico ese uncimiento a la vecina del norte, el uncimiento de la magnífica y bellísima tierra valenciana.

Y perdone amigo mío, el tono irritado de esta carta: pero no puedo llevar indifenremente la claudicación de los valencianos que no exaltan la historia y las maravillas de su tierra. Un saludo amical”.

Las Provincias (08/07/1995)

Image: La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: