Los almorávides, el idioma romance y los valencianos

Por Antonio Ubieto Arteta (Extraído de Temas Valencianos “Los almorávides, el idioma romance y los valencianos”)

Las cosas están así. Se admite por todos que en el siglo XII se hablaba en tierras valencianas un idioma romance, al que inadecuadamente llaman algunos “mozárabe”, aplicándole una terminología impropia, ya que tal palabra sólo significa que su detentador practica la religión cristiana en un territorio que oficialmente es musulmán. Esta confusión entre lengua y religión tiene trasfondo político y económico actual. Recuerde el “hable Vd. cristiano” de épocas recientes. En lo sucesivo distinguiré los dos aspectos: hablaré de “lengua romance” y de “mozárabes”, entendiendo aquel término en cuanto que alude a la forma de expresión entre algunos valencianos del siglo XII (y por supuestos antes y después), siendo dominante un poder que se proclamaba musulmán en lo religioso. Quede claro que existe la posibilidad de que hablen romance en el siglo XII gentes de origen o raza árabe, negra, beréber o española; de la misma forma que en teoría podían ser “mozárabes” tanto un árabe como un beréber, un negro o un español.

A partir de aquí surgen diferentes interpretativas en dos claros grupos:

A) El que considera que con la invasión almorávide (siglo XI) se produjo un represión indiscriminada, que borró totalmente la “lengua romance” y vivificó el cultivo de la “lengua árabe”. Se produciría un vacío de “lengua romance” en Valencia durante casi un siglo, hasta que los conquistadores de Jaime I la llevasen. Pero serían entonces unas lenguas romances nuevas, sin relación con la anterior.

B) Los que consideramos que la “lengua romance” hablada en el siglo XII en Valencia persistió durante todo el siglo XII y el XIII, desembocando en el “valenciano medieval”. Sobre esa lengua actuarían en muy escasa incidencia las de los conquistadores, ya que -como he señalado en otras ocasiones- el aumento de la población del reino de Valencia no llegó al 5% con la inmigración aragonesa y catalana. Y esa inmigración iba aproximadamente por mitad y mitad. Aunque de este tema volveré a tratar más ampliamente.

En la primera de las interpretaciones otra vez se introduce un elemento extraño, que denota el desconocimiento que sus detentadores sufren sobre quienes fueron los “almorávides”. Una ignorancia que sería fácilmente vencible si no comenzase yo a sospechar que es muy interesada.

Los “almorávides” fueron en un principio reformadores religiosos, que deseaban volver a unas formas musulmanas más puras. Eran de raza beréber, saharianos. Cuando conquistaron España, su proselitismo hizo que la mayor parte de los españoles musulmanes aceptasen sus reformas y se considerasen “almorávides”. Pero en este caso lo único común es la concepción religiosa, no su raza, que seguía siendo de raza española y de religión musulmana, en su variante almoráide.

Se presenta a los “almorávides” como los causantes de la pérdida de la “lengua romance” en Valencia en el siglo XII y como los impulsores del dominio de la lengua árabe. Es tan burda esta interpretación que no resiste el menor intento de crítica. Lo primitivos almorávides hablaban beréber, y desconocían por completo el árabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: