M. de Lema: “Ya en el sigo XI existía un romance valenciano”

Hemeroteca (Las Provincias, 1997)

De éxito clamoroso, podemos calificar la conferencia dictada por el profesor Manuel Mourelle de Lema, en el salón de “Regines” de Lo Rat Penat, organizado por “Grup de Dones Valencianes”, que viene presidido por Teresa Moya Ferrer y, en el que se agrupan su sinfín de mujeres valencianistas que se distinguen por su altruista defensa de la cultura, la historia y las tradiciones valencianas.

Ante una abigarrada asistencia de público, el presidente de Lo Rat Penat, Juan Gil Barberá, presentó al profesor Mourelle de Lema, del que hizo un bosquejo de su trayectoria profesional y de los logros por el conseguidos, durante muchos años de trabajo en filología románica y en lingüística en general.

A través de un bien ordenado, cronológicamente hablando, discurso, el profesor Mourelle, recorrió desde los inicios históricos de la lengua valenciana hasta nuestros días. Cita y autores, centraron una conferencia de gran altura, en la que se pormenorizó lo que era y representó la escuela monástica valenciana, pasando por el renacimiento isidoriano y lengua románica del medievo.

“La creencia, errónea por supuesto, de que aquí no se hablaba nada de valenciano, hasta la conquista por Jaime I de Aragón, es sabido que es falsa, nos matizó tras finalizada la conferencia, ya en el sigo XI existía un romance valenciano, yo dirigía un protorromance que nos aparece en la “jarchas”, lo que nos demuestra que ya hubo una cultura anterior, propiciada por judíos y moros”.

Quedó demostrado que, ya existía un romance, cuando en Cataluña no había nada, no se tenía definición ni de Cataluña ni de lo que era ser catalán. Prueba contundente fue la explicación de una parte de sus investigaciones centrada en el estudio del Códice “Epistolare Valentinum”, guardado en nuestro archivo catedralicio, el que “representa el primer  texto del romance valenciano, pero de un romance con una sintaxis perfecta, con sentido, no con elementos aislados. Con ello, continuó indicándonos el profesor Mourelle, nos afirma, nos prueba que ya en Valencia existía una vida religiosa intensa y, por supuesto cultural. En este códice aparecen 119 parroquias, a caballo del siglo X y XI”.

Otro de los documentos estudiados en el denominado “Planch de Sen Esteve”, del siglo XI, en el que las “jarchas” son las protagonistas en casi todo su contenido. “Las primeras jarchas, son del 900, han aparecido tan sólo seis de ellas y, en las mismas estrofas en mossajá, nos dicen, nos muestran ese protorromance valenciano”.

Tras la conferencia, Teresa Moya Ferrer, como agradecimiento entregó un precioso cuadro al profesor Mourelle de Lema, conteniendo un facsímil, edición limitada, de una de las hojas de la Biblia de Fray Bonifacio Ferrer, en la que se hace referencia a la lengua valenciana.

 

En l’image es poden observar d’esquerra a dreta a Manuel Puga, Ramón Jiménez, Manuel Mourelle i Luis Vázquez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: