Quan Vilarreal s’indignà per no lluir l’Ajuntament la Real Senyera

Per Javier Navarro Andreu
En les festes patronals de la ciutat de Vilarreal en l’any 1931 es produí un conflicte identitari que per desgràcia a dia de hui encara seguix ocorrent. La prensa de l’época arreplegava una queixa en telegrama dirigida a l’alcalde de dita localitat, per no issar la Real Senyera en la Casa Consistorial durant els dies de festivitat patronal junt a la bandera d’Espanya.
La queixa va ser envidada per “una prestigiosa entitat valencianista” segons relatava el periòdic Las Provincias, l’entitat que estigué darrere d’esta acció, suponc que seria Lo Rat Penat única entitat que en l’any 1931 ya contava en una llarga trayectòria d’anys de treball per la recuperació i promoció de la nostra identitat com a poble.
El poble reaccionà davant esta anomalia i atac a la nostra pàtria, d’una forma singular, en finalisar la solemne provessó del dumenge el poble de Vilarreal entonà l’Himne Regional de forma efusiva, tant que aixina va ser relatat: “con el Himno Regional las ovaciones fueron tan unánimes y estruendosas que fuerza fué que se concediesen al himno honores de la repetición, entre delirantes ovaciones”.

El telegrama de l’entitat valencianista que prostestà, terminava d’esta forma tan reivindicativa:

“Se nota un potente resurgimiento regionalista en Villarreal. Y es que no hay que olvidad que Villarreal fué en todo tiempo enemigo acérrimo del centralismo y una de las poblaciones que más sufrió los rigores del francés antidemocrático y absolutista conocido por Felipe V, cuyas tropas incendiaron y pasaron a cuchillo a muchos de sus moradores. Página gloriosa de nuestra historia frente al depotismo del primero de los Borbones, que nos obliga como al que más a rendir culto ferviente a nuestras libertadres regionales, cuyo símbolo es la gloriosa Senyera, que cuanto antes debe ondear en los balcones de la Casa de la Ciudad.
Esperamos que nuestro digno alcalde, al cual tanto motivos tenemos para aplaudirle por su gestión serena, imparcial y patriótica (y conste que aprovechamos gustosos esta ocasión que se nos ofrece para hacerlo con muchísimo gusto), que nos dará nuevos motivos para hacerlo, ordenando que se ize cuanto antes la Senyera en el Ayuntamiento, como mejor símbolo de libertad y patriotismo villarrealense”.
Han passat 80 anys i molts Ajuntaments no respecten el títul que ostenta la Real Senyera com a bandera de tot el territori valencià i per desgràcia imponen una atra bandera, com a ensenya valenciana, realisant una gran aberració sobre la nostra història. Espere que el sentiment regionaliste torne a cada racó del nostre Regne i que en cada ciutat, en cada poble, es reaccione, com va reaccionar el poble de Vilareal en el 1931, defenent nostra més glosiossa ensenya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: