Igualdad heráldica entre la Ciudad de Valencia y el Reino

Per Ricart García Moya

Durante los siglos en que los valencianos tuvieron fueros propios, hasta el Decreto de Nueva Planta en 1707, siempre hubo concordancia heráldica entre la capital y el Reino. Como ya se expuso, era muy usual esta igualdad en los estados medievales y renacentistas. Los símbolos de las armas heráldicas se podían esculpir en la piedra de los escudos, pintar sobre lienzo o bordar en el tejido de las enseñas; pero no diferían sus componentes, salvo en el color. Esto es, la Real Señera grabada en piedra era, obviamente monocromática; sin embargo, al bordarse en tela, el fondo de la corona era realizado en azul. No obstante, en los siglos XVIII y XIX se crearon banderas que transgredieron las antiguas leyes vexilológicas; por ejemplo: la bandera de España, creada por expreso deseo de Carlos III con la finalidad de ser visible en los enfrentamientos navales, no coincidía con el escudo de sus reinos; posteriormente se incluyó éste en la franja central amarilla.

Respecto a las armas valencianas, no se había planteado ninguna duda sobre ellas: la Señera Real y de la Ciudad de Valencia siempre fueron consideradas como representativas de todo el Reino. La obviedad hacía innecesaria la explicación de ello a los propios valencianos; era igual que decirles que la capital y el Reino se denominaban de igual forma, esto es, Valencia.

Sin embargo, a los extranjeros (en aquellos años tenían esa condición los castellanos, catalanes, etc.) sí convenía aclararles esta cuestión; y lo hacían. Como muestra de ello utilizaremos una obra del taller de los hermanos Blaeu Amsterdam, familia de editores e impresores holandeses que abastecieron las bibliotecas europeas con sus monumentales atlas, en los que aparte de la cartografía se narran la historia y características de los reinos representados. Sus producciones gozaron de un merecido prestigio en los círculos universitarios por su hábito de asesorarse por los más cualificados especialistas de cada estado. Respecto al Reino de Valencia hallamos esta aclaración sobre sus armas heráldicas:

Ordenaron los Jurados, año 1393, un decreto que ningún pobre pidiesse lismosna por la Ciudad sin su licencia; y que concediendola huviessen de llevar las Armas de la Ciudad, que son las del Reyno, esculpidas en plomo pendientes al cuello pena de açotes” (1)

La puntualización, innecesaria para los valencianos de la época foral, no hace sino corroborar lo demostrado por hechos. Las armas que ostentaba la Señera Real y de la Ciudad de Valencia, con barras coronadas en el tejido, más el Rat Penat (no el Drach alat del rey) sobre el ata, eran y son representativas de todo el territorio valenciano.

(1) Blauv, Juan: Atlas Mayor o Geographia Blaviana /Que contiene las Cartas y descripciones de España. En Amsterdam, año 1672, p.367

Este fragment ha segut transcrit del fabulós llibre “Tratado de la Real Señera. Señeras Valencianas y Pedones Catalanes” del profesor Ricart García Moya.

Ricart Garcia Moya es llicenciat en Belles Arts, historiador i Catedratic d’Institut de Bachillerat en Alacant. Les seues investigacions i treballs sobre l’historia valenciana i la llengua valenciana són de sobra conegudes.

Es un articuliste prolific en la prensa valenciana i espanyola. Ha colaborat en els diaris Información, La Verdad, Valencia Hui, Las Provincias, ABC, Diario 16, Heraldo de Aragón, Diario de Valencia, etc. En els seus articuls mai falta una abundant documentació i el sentit de l’humor.

Es autor dels llibres d’investigació: “Tratado de la Real Senyera” (1993), editat per l’Ajuntament de Valencia i que tracta sobre l’historia i l’heraldica valenciana. Els atres dos llibres posteriors “Historias del Idioma Valenciano” (2003) aixina com el “Diccionari historic del Idioma Valencià Modern, DHIVAM” (2008), Cuando en Orihuela hablaban valenciano (2015) i ‘Regles d’esquivar vocables’ Nacionalismo y lexicografía (2016), estan dedicats a les investigacions sobre la llengua valenciana.

 

Image: Paisajes Turísticos Valencianos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: