Per Carles Recio Alfaro

Poco a poco las grandes figuras del Valencianismo desaparecen, y lo más trágico es que nadie se pone en firme a escribir una historia global del movimiento valencianista. He conocido a los grandes protagonistas de esta epopeya y la mayoría de ellos son ya simples proyecciones en mi mente de las que no quedan ni fotografías.

Urge por ello recoger materiales de cara a que si un día alguien se plantea estudiar como se quiso defender y ensalzar a Valencia en el siglo XX lo pueda hacer de una manera clara. Y en ese aspecto la figura de José Manuel Ricart Lumbreras es ciertamente importante, acompañado a la circunstancia de que goza de muy buena salud en la actualidad. Quizás porque de siempre ha sido deportista y amante de la naturaleza.

José Manuel Ricart Lumbreras nació en la ciudad de Valencia el 23 de noviembre de 1935, en la calle que hoy se denomina Reina Doña Germana, que anteriormente fue del editor Francisco Sempere y cuando se trazó por primera vez calle Colón.

Alumno del Colegio Alemán, luego de Dominicos y finalmente licenciado en Derecho, encontró su media naranja en Ontinyent, en una muchacha ejemplar que le ha acompañado durante toda su vida en sus múltiples iniciativas: Marisa Mompó, con quien se casó en la iglesia del Pilar en 1961 y tuvo tres hijos: María Dulce, Mónica y José Manuel.

Marisa Mompó en la primera protesta valencianista del año 1976

Ricart Lumbreras fue líder social en contra de la urbanización del Saler y la desecación de la Albufera de los años sesenta, un proyecto faraónico que afortunadamente quedó truncado. Es ecologista a la antigua usanza, antes de que los mismos ecologistas desacreditaran esta palabra. Fue miembro de la Real Sociedad Española de Historia Natural y la Sociedad Española de Ortinología.

Pero su gran batalla humana fue el valencianismo. Ya en los años sesenta despuntó con una carta anticatalanista que llamó la atención del abogado Vicente Giner Boira. En los años setenta acudió a las reuniones de los jueves que dieron origen al Grup d’Acció Valencianista y escribió los estatutos del primer partido autoctonista, la Unió Regional Valencianista.

Desarticulada esta primigenia formación el valencianista fue convencido por Abril Martorell y José Luis Manglano para ser director general de Cultura en la Generalitat preautonómica con la épica consellera Amparo Cabanes. Fue el único momento autonómico en que hubo valencianismo en las instituciones, el resto de estos cuarenta años ha sido todo una mascarada.

Ricart Lumbreras bautizó el nombre de “Unió Valenciana” para el partido que pensaba fundar con Ramón Izquierdo. Pero Vicente González Lizondo se adelantó y saco los registros con antelación y así pudo liderar el proyecto que se estrelló en un par de legislaturas.

Imperturbable a todo, Ricart Lumbreras seguía su camino. Vivía de su profesión de abogado, era completamente independiente. Participó en cuantas opciones surgieron, siendo quizás la más contundente “Junts contra la AVLL”. Después entró como patrono de la Real Academia de Cultura Valenciana, Patronato del que actualmente es el Presidente, Su gestión colaboró económicamente a la entidad académica cuando las autoridades democráticas pretendieron ahogarla.

En el haber valencianista de Ricart Lumbreras cuenta la valentía de haber acudido a Barcelona a poner las cosas claras al presidente Tarradellas y la contundente carta que envió al President Pujol teniendo su cargo público. Exigir el respeto para el Reino de Valencia, su bandera y su lengua valenciana, es su mayor satisfacción. Y la mantiene bien viva, incluso en la última entrevista que tuvo en directo con nuestro prelado “Malavent”-turado.

En cualquier otro país José Manuel Ricart Lumbreras sería académico, lo hubieran designado como miembro del Consell de Cultura o le hubieran otorgado alguna condecoración honorífica, ya fuera del ayuntamiento o del gobierno autonómico. Pero esto es Valencia, y aquí nadie vale nada, ni se reconoce nada. Ricart Lumbreras es meramente una sombra. Sin embargo, y quizás por su lumínico apellido, es una sombra que brilla.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies